Congreso SEO Profesional 2015

Día: 4 de julio de 2015

Lugar: Rafael Hoteles Atocha. C/ Mendez Álvaro, 30, Madrid

Web del Congreso | Agenda

iban lopez consultor seo valencia
Cuántas veces no he escuchado decir “...pero esto del WPO, el cliente no quiere pagarlo”.
Para aquellos agnósticos y personas negativas, diré que siempre hay un camino. Sí, hay una forma de hacer las cosas bien, desmarcarte de la competencia, ofrecer proyectos de calidad con WPO incluído y ser rentable en el intento compitiendo en precio.

Para mí el sector profesional SEO resulta estimulante por su la alta exigencia de formación diaria, la necesidad de experimentar y probar los constantes cambios que se producen para tratar de descubrir cómo mejorar la visibilidad de un proyecto web en buscadores, dentro de cualquier sector de negocio online.

La gran calidad de cursos, eventos como el Congreso SEO Profesional, Congreso Web de Zaragoza, Seonthebeach, Clinic SEO, etc. O recursos que encuentras, libros, blogs y publicaciones que tienes que consumir a diario para seguir aprendiendo cada día, también es un punto a favor. Te mantiene en contacto directo con compañeros y profesionales que comparten el mismo interés.

Fue el Master SEO Profesional de Kschool el que terminó por centrarme de lleno en esta profesión como forma de ganarme la vida. No solo conocí a muchos de estos profesionales como Miguel López, Fernando Muñoz, Adrián Segovia, José Moreno, Aleyda Solís, MJ Cachón, Dani Pinillos, Arturo Marimón, Javier Casares, entre otros, sino también hice amistad con otros compañeros que, al igual que yo, cursaron esa segunda edición y que hoy todos se dedican a este sector, demostrando que no nos equivocamos cuando nos picó el gusanillo, y con los que a día de hoy comparto buena amistad y algún que otro linktonic.

Especialización en WPO

El SEO me ha dado la oportunidad de hacer lo que me gusta y hacerlo de la manera que me gusta. Y es muy importante que en un campo como este, con tantas disciplinas, uno encuentre la suya y se especialice en lo que más le apasiona.

En mi caso, me decanté por WPO (web performance optimization). Tuve claro que entre todos los factores que hacen que un negocio online sea relevante para los usuarios, en un medio al que se accede desde muchos dispositivos y que cada vez incorpora más y más recursos visuales y funcionales, la velocidad era determinante.

Hoy día nadie espera, todo está a golpe de dedo y todo el mundo quiere obtener la información en el momento la solicita, así que decidí que mi campo de trabajo sería dedicarme a mejorar la velocidad de carga de webs de contenidos que llamen la atención, con imágenes a pantalla completa, que utiliza scripts de movimiento y todo tipo de funcionalidades para que el usuario convierta.

SEO "de chiripa"

No voy a extenderme en el concepto de WPO, pero esta expresión da una pincelada de su importancia.

Y es que ya puedes trabajar los factores onpage y lo que quieras, que si la web tarda en cargar una eternidad (de 3 a 5 segundos), que en realidad en un móvil 3G podemos hablar de 7 a 10 o incluso más, se produce una cadena de eventos interesantes:

El usuario llega a la web -> Espera -> Se enciende un cigarro -> Se cansa -> Busca otra web -> Sube tasa de rebote -> Tu web pierde relevancia.

Sin embargo a poco que consigas que tu web cargue deprisa y hayas hecho un buen trabajo WPO, la web se posiciona “de chiripa” y prácticamente sin enterarte.

Ya me lo decían compañeros como Javier Casares o Sergio Falcón, “¿SEO? Yo no soy SEO, yo posiciono webs haciendo las cosas que se tienen que hacer, bien hechas”. Pero tampoco voy a entrar en una polémica con esto, sino se saca de contexto, se entiende perfectamente lo que quieren decir.

La realidad

Cuántas veces no he escuchado decir “...pero esto del WPO, el cliente no quiere pagarlo”.

La realidad que me encuentro en mi día a día con clientes y empresas que requieren mis servicios profesionales, generalmente es la misma. La web que tienen suele ser una plantilla de WordPress, en un gran porcentaje de casos, por la que han pagado un precio entre los 800 y los 2.500 €. No obtienen visibilidad en buscadores y la web es más lenta que el McLaren de Fernando Alonso de este año.

Me encuentro muchos casos de agencias, profesionales y mucho amateur, que ofrecen servicios de “diseño web”, en fin, seamos más claros, ofrecen “webs” a un precio donde no te puedes plantear competir, planteando proyectos web profesionales con posibilidades serias de visibilidad orgánica a un plazo de tiempo razonable, acompañado de otras estrategias de marketing online y cómo no, con el WPO “de fábrica”.

Webs desarrolladas con CMS tan conocidos como Wordpress u otros, basados en una plantilla, comprada o no en una de estas plataformas de venta online de “themes” y cuyo resultado es este:

WPO codigo head website

Y esto solo en el head del documento, por no mencionar el footer y/u otros estilos o scripts que pueden encontrarse embebidos en otras partes del documento html.

Todo modelo de negocio es muy respetable y cada uno se hace un hueco en el mercado de una forma u otra. Pero es evidente que gran parte de los proyectos webs que buscan visibilidad y relevancia orgánica, son webs de este tipo. No solamente carecen de WPO, sino también de cualquier buena práctica a nivel de arquitectura web, seo onpage, contenidos o incluso un estudio previo al desarrollo de ese proyecto, a nivel de SEO y marketing online.

Como es lógico, a un precio bajo hay cosas que no pueden hacerse y cuando el modelo de negocio de una empresa o profesional independiente es hacer 10 webs de este tipo al mes para ganarse la vida, el cliente y sus resultados de visibilidad orgánica no son precisamente la prioridad de quien los hace.

He tenido ocasión de ofertar mis servicios a alguna agencia profesional y me he encontrado defendiendo el WPO como si fuera algo del futuro, o incluso he visto miradas de rareza cuando la persona que tienes delante te dice que lleva 20 años en este sector “haciendo webs en 5 días” y no entiende lo que le estás explicando, y mucho menos acepta o reconoce que eso sea la forma en la que haya que hacer las cosas.

La verdad que me he quedado con las ganas de pedirle un listado de sus clientes, de los que estoy seguro que podría vivir durante unos cuantos años mientras ellos monetizan su proyecto. Porque ¿qué sentido tiene que una agencia que ha desarrollado un proyecto web busque un SEO para posicionarlo después de haberlo desarrollado?¿No falla algo aquí?

A mi modo de ver las cosas, un proyecto web no puede nacer sin un estudio serio SEO y de marketing online y no al revés. Que es lo que tristemente me suelo encontrar.

La tipología sería:

En cualquier caso el resultado es el mismo para el cliente: su negocio online no obtiene los resultados esperados de ROI y/o siempre es un sinvivir cual yonki del SEO porque no pasa de la página 3 de Google.

Pero algo peor es lo que nos queda al resto de profesionales, que no es otra cosa que un cliente que ha gastado un dinero en una web que en vez de ser una inversión, ha resultado ser un gasto, bien porque no consigue visibilidad o bien porque Google ha empezado a ponerse serio con el tema de la velocidad.

Llegados a este punto quedan tres caminos:

En cualquier caso, si haces las cosas bien, tendrás que ofrecer un estudio de marketing online, incluyendo palabras clave y competencia y evidentemente en este punto del camino, el cliente ya ha perdido toda confianza y ve una montaña, se ha desprestigiado el sector y acabas por plantearte dónde te encuentras y cuál es el reto para encontrar tu modelo de negocio que ofrecer, al margen de este tipo de planteamientos con los conocimientos técnicos que tienes.

El reto

En mis primeros trabajos desarrollaba webs a mano: PHP, HTML, CSS y javascript. Tropecé con muchas cuestiones de tiempo, rentabilidad, funcionalidades, seguridad y una larga lista de etcéteras, para descubrir al final que cualquier proyecto web necesita una carpeta /blog para desarrollar su estrategia de contenidos. Después de tener la web, debía decantarme por un sistema de gestión de contenidos y blogging donde el cliente se sintiera cómodo y pudiera trabajar esta cuestión.

No diré que WordPress deba ser el vehículo, aunque personalmente me he decantado por este CMS. Inicialmente creí que WordPress era francamente una plataforma con muchas pegas para el WPO y que esta facilidad de montar una web tan rápidamente era un mal crónico para la velocidad (aunque suene a paradoja).

De hecho las diferencias en velocidad de carga y en esfuerzo para conseguir que el blog y la web tuvieran resultados de performance similares eran dispares. Me resistía a instalar plantillas y claudicar con los resultados.

Me decidí por una plataforma y comprendí que WordPress era la indicada por muchos motivos que dan para mucho debate y líneas que escribir. Yo tomé mi decisión y no me arrepiento de ello.

Para aquellos agnósticos y personas negativas, diré que siempre hay un camino. Sí, hay una forma de hacer las cosas bien, desmarcarte de la competencia, ofrecer proyectos de calidad con WPO incluído y ser rentable en el intento compitiendo en precio.

Así que asumí mi reto:

Cómo hacer WPO con WordPress… o sin él

Es más que esto. Es cómo hacer un proyecto web con este CMS que sea rápido, cargue en menos de 2 segundos, mucho menos si puede ser, y no morir en el intento con los costes, siendo rentable sin caer en las plantillas.

Ojo, que se puede hacer lo mismo sin WordPress, pero yo he encontrado mi nicho gracias a lo que tanto criticaba. Y es que hay tanto proyecto web en el amplio mar de internet basado en este CMS y tanto cliente que necesita posicionamiento orgánico, que estoy feliz con mi decisión.

Las técnicas que utilizo no tienen ningún misterio o secreto, no son más que herramientas que el mismo equipo de Chrome Developers Tools de Google ha desarrollado, como el proyecto Yeoman. De la mano de gente tan conocida como Addy Osmani o Paul Irish, creador de proyectos tan usados a nivel de desarrollo en cualquier proyecto web del mundo, tales como HTML5 boilerplate o Modernizr. Así como una gran comunidad de desarrollo open source a nivel mundial o en equipos profesionales que se dedican a crearlas y mantenerlas:

Todas hacia el mismo objetivo, que no es otro que la web sea un espacio rápido, amigable para el usuario y cumpla con las mínimas buenas prácticas de desarrollo, de una forma mecanizada y libre de errores en los procesos de desarrollo y producción. Es decir:

Que el WPO deje de ser un técnica SEO para ser algo integrado dentro de un proceso de desarrollo web de manera automatizada.

Herramientas que son válidas para cualquier tipo de framework, sea WordPress o no, pero esto ya es para otro día.

Y esto es precisamente de lo que voy a hablar en mi ponencia en el Congreso SEO Profesional el próximo 4 de julio en el Salón Principal de 10:10 a 10:50.

Espero veros allí, un saludo a todos.

“Las plantillas son para los zapatos” - Ibán López -